CHI KUNG

QI GONG o CHI KUNG

 

 

CHI KUNG es el arte de entrenar la energía. Te ofrecemos clases de Qi Gong o Chi Kung en Las Rozas de Madrid. Es una técnica que permite que la energía circule de forma correcta y armoniosa por nuestro organismo.

Originariamente el CHI KUNG se utilizaba como parte del desarrollo y complemento para el fortalecimiento y mejora de la salud de los soldados en la Antigua China.

Son una serie de ejercicios energéticos basados en la Medicina Tradicional China enfocados a la salud y la longevidad con su práctica.

Son ejercicios que trabajan la respiración, el ejercicio físico y la meditación como base fundamental unida a la energía propia de cada ser que imprime el movimiento interno de nuestro organismo.

Son movimientos suaves para el bienestar físico, emocional y mental que nos ayudan a mejorar o recuperar nuestro estado de salud.

 

El chi kung o qi gong se podría definir como ‘el trabajo de la energía vital’ o el arte de hacer circular la energía vital de la manera más adecuada a la finalidad con la que se practica. El carácter chino qi significa ‘flujo vital de energía’’ y es similar al del pneuma de la Grecia antigua, el prana de los hinduistas y que en Japón se denomina kikung significa ‘trabajo’ o ‘técnica’.
Además el chi kung o qi gong nos enseña enfocar de forma positiva aquellas situaciones o pensamientos que son negativos y que afectan a nuestra mente (corazón) o a nuestro cuerpo.

Según los expertos en esta técnica, al practicarse habitualmente, el chi kung reporta numerosas ventajas a nuestro organismo. La base de los beneficios del chi kung se encuentra en el control de la respiración, ya que se aprende a realizarla de forma consciente. Cuando la respiración mejora, nos oxigenamos de forma adecuada, se activa la circulación sanguínea y el cuerpo y la mente estén relajados y en equilibrio.

En el caso concreto del sistema circulatorio, a través delchi kung, bajan las pulsaciones del corazón y mejora el bombeo sanguíneo, mejorando de este modo las funciones de los diferentes órganos como, por ejemplo, los que componen el aparato digestivo –que se regula, favoreciendo así la digestión y el proceso metabólico– o el sistema endocrino. También tiene efecto sobre el sistema nervioso y el sistema inmunológico reforzándolos, además de fortalecer los huesos, previniendo la osteoporosis, manteniendo también la elasticidad de los músculos y tendones.